Moda Sostenible, una tendencia que toma más fuerza

En mis lecturas por la web me saltó infografia sobre una nueva tendencia a nivel global con nombre: Slow Fashion o Moda Sostenible y me dió curiosidad leer un poco más sobre ella.

El término Slow Fashion fue creado por Kate Fletcher en el año 2008, ella es profesora de sostenibilidad, diseño y moda en el Centro de Moda Sostenible de la Universidad de Artes de Londres. Ella a través de su libro «Sustanaible Fashion and Texties: Design Journeys» cambio la manera en que se percibe el consumo en el mundo de la moda. Tanto así, que su investigación se considera un movimiento a nivel mundial.

Como resultado de su investigación se demostró que ahora consumimos 400% más ropa que hace dos décadas y que en promedio usamos 7 veces la ropa antes de desecharla.

Al almacenar nuestra ropa o cambiarla muy rápido siguiendo la moda o por su baja calidad alentamos a que se produzca en mayor cantidad utilizando de manera innecesaria más materia prima.

¿Sabes quién hizo tu ropa?

Lo que hacen marcas mundiales es crear moda y tendencias que cambien muy rápido y ofrecerlas a bajo costo. Para poder atendernos contratan mano de obra barata de países sub desarrollados en dónde las condiciones laborales son deporables, indirectamente contribuimos a la explotación de personas.

— Eras conciente de esto? No verdad? — (Yo lo supe luego de leer sobre el tema)

Si recordamos, en tiempos pasados la ropa se heredaba por su buena calidad, se utilizaba varias veces, no había la necesidad de cambiarla tan rápido.

Qué podemos hacer para ayudar?

Sé que es muy difícil no caer ante la necesidad de almacenar más ropa, pero aquí te dejo un par de tips que leí y me están ayudando:

  1. Entiende y conoce tu cuerpo y tu estructura, sólo compra ropa que te quede y te sientas bien.
  2. A pesar que la prenda esté muy bonita, piensa si tienes otras prendas y accesorios en casa que le combinen.
  3. Las ofertas, descuentos, promociones no te hacen ahorrar. Estas sólo son para que la industria se deshaga de su producción y pueda producir una nueva. Y siempre piensa: necesitas esa prenda en «promoción».
  4. Si tienes amigas o familia de tu talla, forma un grupo o intenta cambiar tu ropa, así tendrás prendas diferentes y ahorrarás mucho dinero en el año.
  5. Si no tienes problemas, compra ropa de segundo uso, hay opciones que te permiten comprar ropa que se usó pocas veces, te recomiendo empezar dando una vuelta por las ferias de barranco, hay otras opciones como mercado libre, etc.
  6. Revisa las etiquetas, de dónde viene la prenda?, deja de comprar productos fabricados por personas explotadas.
  7. Compra a pequeños negocios o emprendimientos, con ellos te aseguras que no se está usando recursos innecesarios y los productos serán de mejor calidad.

Cuéntame, estás preparado para hacer un cambio en tus hábitos de compra de ropa?

Cariños,

💛 Barda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?